martes, 8 de marzo de 2016

El ruido en el aula. Una solución

El ruido en el aula supone un factor de estrés, pero no todos los ruidos que suceden en el aula nos molestan.

Somos niños y niñas y por lo tanto, tenemos una capacidad para estar quietos muy limitada. Necesitamos movernos, jugar, manipular todo lo que está a nuestro alrededor, relacionarnos con nuestros iguales así como con todas las personas que entran en el aula.
Cogemos objetos y se nos caen al suelo o los golpeamos contra otros; hablamos entre nosotros y nos reconocemos, surgen conflictos y los solucionamos (o al menos aprendemos a resolverlos de forma no violenta). Todo ello supone ruido.
Pero, nos hemos dado cuenta que realmente lo que más nos molesta es el ruido que hacemos cuando movemos las sillas o las mesas (cosa bastante habitual, puesto que las acomodamos a las necesidades que tenemos en cada momento), llegamos incluso a elevar el tono de voz, nos supone más estrés y nos ponemos más nerviosos y violentos.

Afortunadamente, ya hemos encontrado una válida solución: Hemos pedido ayuda para conseguir pelotas de tenis y una vez que hemos tenido muchas, ¡pero muchas! nos hemos puesto manos a la obra.

(Como ya sabeis nos han dado mucho juego, llevamos todo el curso jugando con las pelotas, contando, arrastrando, botando,  agrupando, tirando y un largo etcétera)

Los adultos han realizado dos incisiones en cada pelota, en forma de cruz.
Después cada uno ha elegido un color para pintar las pelotas


Forradas las mesas y los pinceles y pinturas preparadas....










Como podéis observar ellos/as se han ido encargando de todo: echaban la pintura cuando esta se acababa, colocaban las pelotas terminadas en bandejas para que se secaran y una vez finalizado el trabajo hubo que limpiar todo: manos, caras, pinceles, suelo....


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada